Blog
2015
10
02

APRENDE A RESPIRAR

Por mofit EMS 0

Respirar es la acción que más veces hacemos al día, lo más necesario en nuestra vida, sin lo que menos tiempo aguantaríamos para mantenernos vivos, y a lo que menos atención prestamos.

Los ejercicios de respiración son útiles para relajarte y ayudar a aliviar el estrés, la ansiedad, los problemas de insomnio, la sensación de estar presionado, etc. Es de vital importancia para aumentar y mantener la salud física y mental, lo que necesitas es un par de pulmones y unos minutos.

Todos “sabemos respirar”, pero las ventajas están en hacerlo conscientemente y de manera correcta prestando toda nuestra atención al proceso, observando cómo respiramos, lo que sentimos, las sensaciones, las emociones, etc.. aunque requiere de un poco de técnica y de práctica, si realizas la técnica de manera correcta y diaria te dará resultados insospechados y muy beneficiosos.

RESERVA TU PRUEBA GRATUITA DE ELECTROESTIMULACIÓN

El diafragma es la membrana que separa los pulmones del estomago. Cuando nosotros respiramos nuestros pulmones se llenan de aire empujando el diafragma hacia bajo lo cual hace que el abdomen salga hacia afuera. En la exhalación el abdomen vuelve hacia dentro de una forma natural (sin empujar).

Para estar seguros de una respiración correcta debes dividir la respiración en tres partes, bajo abdomen, medio abdomen y pecho.

Cuando inhalamos, primero tenemos que llenar con aire el bajo abdomen, luego el medio abdomen y lo ultimo el pecho. Cuando exhalamos el aire del pecho va primero, luego el aire del medio abdomen y por ultimo el aire del bajo abdomen. Físicamente empujamos el abdomen fuera cuando inhalamos y lo metemos cuando exhalamos aunque cuando lo haces correctamente no es necesario empujar el abdomen hacia dentro. Es hecho sin esfuerzo. No hay otra manera de que vuelva hacia dentro.

Es lo mismo que cuando llenamos un vaso de agua (inhalación). La primera cosa que se llena es el fondo del vaso (bajo abdomen) luego la mitad del vaso (medio abdomen) y lo último seria el tope del vaso (pecho). Cuando bebemos el vaso de agua (exhalación). Primero bebemos el agua del tope (pecho) Segundo el agua que hay en la mitad del vaso (medio abdomen) y por ultimo el agua del fondo (bajo abdomen).

 

El cerebro sigue la respiración. Si tú eres capaz de respirar de 1 a 4 veces por minuto se dice que experimentaras el llamado “estado meditativo”. Una inhalación y una exhalación se cuentan como uno. No se trata de mantener la respiración dentro o fuera, se trata de respirar largo y profundo. Muy despacio, usando la total capacidad de tus pulmones y exhalando completamente.

La mejor manera de llegar a esto es poco a poco. La capacidad de los pulmones empieza a extenderse y como consecuencia tu mente consigue calma, mas balance, puedes concentrarte mejor y por tanto tomar mejores decisiones.

La magia comienza cuando dominas la exhalación. Parece que durante la inhalación la mente se calma y uno puede sostener una respiración larga, sin ahogos. Pero durante la exhalación hay una urgencia natural por expulsar el aliento fuera e inhalar de nuevo lo más rápido posible. Cuando esta tendencia natural se logra calmar la persona consigue una paz interior. Esta persona puede acceder al estado de la conciencia.

“Si tu controlas la respiración, controlaras todas las situaciones en la vida” – Yogi Bhajan

Mofit Electroestimulación Valdemoro te da esta información de los diferentes tipos de respiraciones para que utilices en tu día a día y hagas más llevaderos esos momentos de estrés, ansiedad, insomnio….:

Respiración de equilibrio: Inhalamos contando hasta cuatro, luego exhalamos también contando hasta cuatro (todo por la nariz), procurando un equilibrio entre el proceso de inhalación y exhalación.

Esta respiración ayuda a relajarse, calmar al sistema nervioso, aumentar la concentración y reducir el estrés.

Respiración abdominal: pon una mano en el pecho y otra en el abdomen, inhala profundamente por la nariz, llevando el aire al diafragma (no al pecho), verás que la parte inferior se infla y se crea un ensanchamiento de los pulmones. Debes de hacer esta respiración unas 10 veces lentas por minuto.

Esta respiración relaja todo el cuerpo, el sistema nervioso, además de una reducción inmediata de la presión cardíaca y sanguínea.

Respiración alternada: debemos tapar la fosa nasal derecha e inhale profundamente a través de la fosa nasal izquierda. Al llegar al pico de la inhalación, tape la fosa nasal izquierda con el índice, y exhale a través de la fosa nasal derecha. Después alternamos, inhalando por la fosa nasal derecha, cerramos y exhalando a través de la fosa nasal izquierda.

Esta respiración trae serenidad, equilibrio y unión de las regiones derecha e izquierda del cerebro. Aumenta la concentración y la energía. Te sentirás más despierto y vital.

Respiración de ritmos: comienza con una larga y lenta inhalación, seguida de una rápida y potente exhalación que salga desde la parte de abajo del abdomen. Cuando hayas practicado varias veces, sube el ritmo a un inhalar-exhalar (todo por la nariz) cada 1 o 2 segundos, hasta un total de 10 respiraciones. Parece cansado, pero el resultado es todo lo contrario.

Esta respiración es recomendable al despertar, para empezar el día, para entrar en calor, una actividad para la que nos falta energía.

Respiración tensión-relajación: inhalamos por la nariz lentamente, contamos hasta 5 mientras se tensan los músculos de una zona del cuerpo, empezando por los pies hasta la cabeza, y exhalamos por la boca mientras relajamos esa parte que hemos contraído.

Esta respiración nos relaja de pies a cabeza aliviando tensiones acumuladas.

Abandonad vuestra mente a una respiración consciente y dejaos llevar por estados de calma y relajación que os aportarán calidad de vida.